«

»

nov 14

EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ALMENDRALEJO APRUEBA HACER UN HOMENAJE A LA MATRONA CARMEN COPÍN BERROCAL.

EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ALMENDRALEJO APRUEBA HACER UN HOMENAJE A LA MATRONA CARMEN COPÍN BERROCAL.

Ayudó a venir al mundo a más de 7.000 bebés y las Amas de Casa solicitan para ella un monolito de recuerdo.

La edición extremeña de “El Periodico” ha publicado un artículo en el que se hacen eco de que el pleno del Ayuntamiento de Almendralejo (Badajoz), a iniciativa de la Asociación de Amas de Casa, ha aprobado reconocer a Dña. Carmen Copín Berrocal, almendralejense y Matrona jubilada, la labor de toda una vida al servicio de la propia vida erigiéndole un monolito en un parque de la localidad. Aunque ahora tiene 88 años, ha ejerció durante 30 años, contabilizando más de 7.000 nacimientos.

Según indica el diario, empezó siendo matrona a nivel privado en domicilios particulares. Desde 1975 compatibilizó la actividad privada y pública en la Maternidad de Zafra, inaugurada ese año. En 1986 se trasladó hasta Llerena tras cerrarse la de Zafra. Allí estuvo durante dos años en comisión de servicio, momento en el que pidió traslado al Hospital de Mérida, centro donde permaneció hasta su jubilación en 1998, ya con 70 años. Carmen era, según indican, servicial, afable y, especialmente, profesional. Su vida ha estado repleta de consejos, ayudas y favores a miles de mujeres que vieron en ella su tabla de salvación en un momento tan dulce y delicado como es el embarazo y el parto.

Al parecer, Carmen Copín no era una matrona más. Era La matrona de Almendralejo. Su excepcionalidad residió en su profesionalidad. Cuentan que trabajaba a demanda de lunes a domingo las 24 horas. “Según nos han contado, era normal que estuviera de madrugada descansando y la llamara cualquier mujer para contarle un problema o, simplemente, para que la atendiera en un parto”. También cuentan que, en ocasiones, con una gallina y un par de latas de conservas quedaba saldada la deuda por la atención domiciliaria, “Lo suyo era pura vocación”. En SIMAES queremos destacar el ejemplo de esta compañera, considerando que han sido las propias amas de casa las que han apreciado que es digno hacerle un homenaje a una mujer que “ayudaba a dar vida y salvar vidas”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>